Reto Cajamar Agro Analysis

Equipo Muki - UPV

El Objetivo

En la presente página web tratamos de analizar el comportamiento del mercado hortofrutícola español durante el periodo de pandemia. Para ello, en un primer lugar se han estudiado varios factores para diferentes frutas y verduras dadas que nos permiten entender mejor caso a caso el efecto de la COVID-19. Tras esto, se plantean conclusiones en términos generales para este tipo de producto generando distintas gráficas para la penetración de los productos en los hogares españoles, o mediante mapas con los valores de importaciones y exportaciones de los mismos.

Ilustración granja

Así pues, se ha realizado un análisis exploratorio de los datos proporcionados con orígenes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), EuroStat, MercaMadrid, MercaBarna, el Observatorio de Precios de la Junta de Andalucía y EU Open Data Portal. Además, se han recogido datos adicionales tanto en materia de bases de datos con Alimarket o FEPEX, entre otras, como analizando informes de Hortoinfo o MERCASA. Dichos datos adicionales son expuestos en el apartado Referencias. Esto nos lleva a generar hipótesis robustas acerca de que efectos tiene el COVID en productos hortofrutícolas, así como complementar las gráficas iniciales. Todo el código es público y accesible desde Gitea donde se indica como replicar el proyecto en entornos locales y se documentan todo los scripts utilizados.

Estructura General

El análisis del impacto de la crisis sanitaria en el sector hortofrutícola se ha realizado de forma gradual, analizando de forma individual el consumo y otros indicadores de una gran parte de frutas y verduras consumidas en España, hacía el estudio de aspectos más generales como el efecto de la COVID-19 en materia de comercio exterior y la cuantificación del mismo mediante las previsiones obtenidas para 2020 si el coronavirus no hubiera irrumpido en nuestras vidas.

Con ello, en el apartado Metodología, se detallan las fuentes de datos utilizadas y los ficheros creados para realizar el análisis del impacto de la crisis sanitaria. Podemos acceder a dichos archivos de forma sencilla, con un solo click, y finalmente algunas mejoras futuras que podríamos abordar.

Tras esto, en el apartado de Frutas y Verduras encontramos un análisis atómico de las diferentes piezas que orquestan el mercado hortofrutícola español. Mostramos su consumo, penetración, exportación e importación a lo largo de los años y como han atravesado de forma individual la pandemia, centrándonos en el periodo de excepción, y tratamos de razonar su comportamiento mediante una visualización clara utilizando varias gráficas.

En el siguiente apartado, Comercio Exterior, recopilamos y mostramos de forma visual mediante mapas las relaciones en materias de importación y exportación de productos hortofrutícolas de España con otros países, pudiendo elegir diferentes momentos de tiempo. A su vez, cada región es coloreada en función de su número de casos de COVID-19, permitiéndonos ver de forma más clara como afecta la gravedad de la pandemia en cada lugar y como avanzan las relaciones referentes al comercio exterior.

En el apartado de Previsión se aborda un punto interesante, tratar de cuantificar el impacto de la crisis sanitaria. Para ello se utilizan técnicas de Inteligencia Artificial para prever el comportamiento en materia de exportaciones e importaciones de productos hortofrutícolas si la crisis sanitaria no hubiese sucedido. Se aportan diferentes gráficas contraponiendo la previsión y los datos reales obtenidos en la crisis sanitaria y se discuten los resultados obtenidos.

Finalizando con el análisis, el apartado Conclusiones recapitula lo visto en los apartados anteriores y realiza un pequeño análisis general sobre el consumo de frutas y verduras a nivel nacional. Tras esto se aportan unas conclusiones generales.

Por último, en Referencias presentamos el Data Partner del proyecto, DATAGRI, junto los datasets originales proporcionados y las Licencias de uso de los recursos utilizados para la creación de este sitio web (spoiler: todos gratuitos, de libre acceso).

Pinceladas

La crisis de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la robustez del sector de frutas y verduras en nuestro país, así como su gran capacidad de respuesta y adaptación. En tiempo récord ajustó los procesos productivos y la oferta para satisfacer a un consumidor con nuevos intereses: salud, seguridad, proximidad, productos básicos y sostenibles. Y en este contexto, finalmente se aprobó la nueva Política Agraria Común (PAC), que marcará el presente y el futuro del sector. A través de la transición tecnológica y la digitalización, Europa apremia al agricultor a avanzar hacia una agricultura más verde y sostenible.

La irrupción de la COVID-19 nos ha cambiado como sociedad y como consumidores, y en este nuevo contexto el sector de frutas y hortalizas ha salido reforzado por su papel en la gestión de la crisis sanitaria y su compromiso con la población. Ante un escenario de incertidumbre, ha sabido demostrar su profesionalidad, sus fortalezas y su gran poder de adaptación. Sin interrumpir la actividad, en cuestión de días, agricultores, productores y comercializadores diseñaron nuevos planes y estrategias, establecieron protocolos y medidas de seguridad, adaptaron turnos y priorizaron las líneas de producción indispensables. Y todo ello, para alimentar con plena seguridad tanto al mercado nacional como el europeo. Así, no fue hasta después del verano cuando volvió cierta normalidad. Tras esto, la segunda ola de la COVID-19 y las amplias restricciones impuestas a los desplazamientos y las medidas de distanciamiento social en toda Europa han incrementado y extendido los problemas que surgieron durante la primavera: disrupción de las cadenas de suministro, cierre temporal de mercados al por mayor importantes para el sector de las frutas y hortalizas y cierre de la restauración, comedores colectivos, bares y hoteles. Todo ello conlleva nuevas perturbaciones.

Por otra parte, en cuanto a la venta mayorista, David Chica, Director general en Mercamadrid, aseguraba que en su adaptación a la nueva situación provocada por el COVID en Mercamadrid se establecieron nuevas modalidades para que los clientes realizaran los pedidos, ya fuese a través del teléfono, WhatsApp o de forma online... Y aunque surgieron como medidas urgentes en un contexto excepcional, estos modos de compra empleando nuevas tecnologías han llegado para quedarse.

Finalmente, desde que se iniciara la pandemia y lo que se denomina nueva normalidad, el sector hortofrutícola se encuentra con la dicotomía de un consumidor que ha perdido poder adquisitivo y que se ha vuelto a la compra de productos básicos, pero que a su vez, quiere comer sano, puesto que la salud se ha convertido en una de las prioridades desde que se desatara la crisis sanitaria. Esto ha favorecido al mercado de frutas y verduras debido a la percepción que se tiene de estas, factor que ha mantenido el sector en pie.